Pobreza en tiempo de Covid

El Investigador del Instituto de Investigaciones Gino Germani, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Eduardo Chávez Molina, en diálogo con La García en la Patriada se refirió al estudio que realizó sobre los índices de la pobreza en Argentina en época de Covid. “Creció la desocupación y la inactividad”, afirmó el Doctor en Ciencias Sociales.

“Presentamos estos análisis sobre la situación de pobreza en Argentina en base al primer y segundo trimestre de este año, de la Encuesta Permanente de Hogares”. “Es la única forma que uno tiene de presentar información, esa información logra concentrar un semestre completo”, expresó Chávez Molina, sobre su informe de la pobreza.

Además, enfatizó: “Nuestra idea fue mirar las heterogeneidades de la pobreza en la Argentina. Pobreza medida en su formato de ingresos”. “En ese sentido la mirada estuvo en ver que sectores fueron los más afectados desde la aparición de la pandemia en adelante”.

Antes de la pandemia se esperaba que Argentina tuviera un crecimiento muy débil o leve decrecimiento (aunque no tan pronunciado como los últimos años del gobierno de Macri). En enero y febrero de 2020 las estimaciones para 2020 planteaban un mínimo crecimiento o incluso una caída entre el +1 al -1%, del PBI mientras que actualmente el Banco Mundial prevé un desplome del 12,3%. Esta situación tuvo un fuerte impacto en el mercado de trabajo.
“Hubo un aumento relativo de la tasa de desocupación, sumando a un aumento de la inactividad. O el trabajo no remunerado”, enfatizó el Licenciado en Sociología.

En Argentina la pobreza absoluta se mide en base a los ingresos monetarios que obtienen los hogares para acceder a una canasta básica de alimentos y no alimentos, en relación a la cantidad de miembros del hogar, sexo y edad. A los hogares cuyos ingresos no alcancen la canasta total se los considera pobres.

En diálogo con La García en la Patriada, Chávez Molina dejó en claro que el aumento de la pobreza en Argentina, en época de Covid, llegó al mismo valor que en los últimos cuatros años del Gobierno de Macri: “Voy a ver que la pobreza aumentó en abruptos pasos de cinco puntos. Los mismos cinco puntos donde comienza la debacle de la pobreza, con el gobierno de Macri”.

Por otra parte, agregó: “Los desocupados han sido los más perjudicados”. “Seis de cada diez desocupados está en situación de pobreza”.

Por último, Chávez Molina, dejó en claro que se debe generar una mirada panorámica al momento social que vive Argentina comenzando a transitar el escenario de la pospandemia y que se debe avanzar más allá de la cifra global de pobreza, para comenzar a observar con detalle la situación sector por sector. Por una parte, se puede esperar una recuperación más rápida de las clases de empresarios, directivos, comerciantes, profesionales, entre otros, por contar con mayor capital social y económico para retomar actividades muy dañadas por la combinación de la larga recesión y la cuarentena. En el otro extremo de la pirámide social se encuentran los trabajadores de pequeñas empresas, los cuentapropistas no calificados y los desocupados. Sin duda estos sectores deben ser prioritarios en las políticas públicas de recuperación tanto en ayuda directa en términos monetarios, así como en ayuda indirecta en formación y capacitación y otras políticas que apunten a la inclusión social.