Por la canaleta de la fuga

El Banco Central dispuso este viernes que los bancos deberán pedir autorización para girar sus utilidades al exterior como parte de una serie de medidas para apaciguar la volatilidad cambiaria. En respuesta, el dólar saltó a $65 en los canales de venta online.

Según una Comunicación emitida por la autoridad monetaria, «las entidades financieras deberán contar con la autorización previa del Banco Central para la distribución de sus resultados». Asimismo, añade que «la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias tendrá en cuenta, entre otros elementos, los potenciales efectos de la aplicación de las normas internacionales de contabilidad según Comunicación ‘A’ 6430 y de la reexpresión de estados financieros prevista por la Comunicación ‘A’ 6651».

Según el organismo, esta disposición «solo corresponde a las entidades financieras, no otro tipo de empresa» y «garantiza que se mantenga la liquidez del sistema, para que los depositantes puedan hacerse de la liquidez que demanden». «En momentos de mayor incertidumbre, buscamos que la liquidez del sistema sea mayor para evitar cualquier tipo de falta de dinero», indicaron.

La entidad que conduce Guido Sandleris dispuso esta medida en medio de la evaporación de los fondos en dólares de la Reserva, que vienen siendo sacrificados desde el lunes posterior a las PASO como intento para amortiguar la devaluación. Justamente, durante la última rueda de esta semana, el Banco Central remató otros U$S387 millones, con lo que totaliza U$S2038 millones dilapidados en menos de un mes.

En este marco, por varias horas las calificadoras Standards and Poor’s y Fitch alertaron por la situación de «default selectivo» y «default restringido» imperante en la Argentina, aunque luego mejoraron la calificación.

Las otras variables de la economía, en tanto, también cerraron la última semana de agosto con tendencias negativas: mientras las tasa de las LELIQs cerraron a un promedio de 83,264%, el riesgo país trepó a los 2533 puntos básicos.