La diputada nacional Fernanda Vallejos confirmó esta mañana la denuncia contra Luis Caputo, y volvió a pedir la indagatoria del extitular del Banco Central y del actual vicepresidente, Gustavo Cañonero. Además, reiteró el pedido de allanamiento de la entidad monetaria. Vallejos resaltó que “el Banco Central se ha transformado en el garante local de un entramado de negocios que tiene como beneficiarios a un grupo de corporaciones financieras y económicas extranjeras”. 
 
La denuncia, que recayó en el juzgado Criminal y Correccional Federal Nº12 a cargo del juez Sergio Torres, advierte “la posible comisión del delito de administración fraudulenta en perjuicio del erario público”. Semanas atrás, en el marco del proceso para incorporar más pruebas, la diputada había solicitado el allanamiento de las oficinas del Banco Central, con el fin de recabar “toda la documentación tendiente a la verificación de los hechos denunciados” y que se convoque a prestar declaración testimonial a los periodistas Juan Amorín y Claudio Zlotnik.
 
En su presentación, Vallejos había asegurado que durante su gestión “el licenciado Luis Caputo y su directorio han desvirtuado la naturaleza e incumplido sistemáticamente los ejes centrales de la Carta Orgánica…  que establece con claridad que el Banco Central tiene por finalidad… la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social”.
 
Además, la economista sostuvo que “el Banco Central de la República Argentina se ha transformado en el garante local de un entramado de negocios que tiene como beneficiarios a un grupo de corporaciones financieras y económicas extranjeras, encabezadas, entre otras, por la banca JP Morgan, el Deustche Bank, los fondos “Buitres” Templeton y BlackRock, que entronizaron en los principales sitiales financieros del Estado a hombres de su confianza”.
 
Asimismo, en el escrito se denunció la “incompatibilidad” que implica el doble rol de Cañonero, quien también trabaja en SBS, una compañía financiera que es socia del fondo Franklin Templeton, uno de los principales tenedores de títulos públicos de la deuda argentina. En este sentido, Vallejos enfatizó sobre los riesgos que representa para el Estado el doble accionar de Cañonero en el sector financiero privado y en el órgano regulador del sistema.
 
“Cañonero tiene acceso privilegiado a información del BCRA y de todo el sistema financiero argentino que podría resultar útil a Templeton para hacer negocios y mejorar su rentabilidad en un mercado en el que Templeton mantiene fuertes inversiones de cartera”, señaló Vallejos en la presentación, al tiempo que subrayó la existencia de una manifiesta incompatibilidad que no sólo abraza a Cañonero sino también a Caputo, que impuso a Cañonero en dicho puesto, y que además mantiene una estrecha relación con el fondo Templeton”.