Rosario: represores condenados

La justicia de Rosario condenó a prisión perpetua a seis represores por delitos de lesa humanidad y por primera vez en la ciudad, se condenó a dos de ellos por la violación de dos detenidas. La sentencia se realizó a través de una videoconferencia.

Ayer, el Tribunal Oral Federal número 2 de Rosario condenó a prisión perpetua a José Rubén Lofiego, Mario Alfredo Marcote, Ramón Rito Vergara, Ramón Telmo Alcides Ibarra, José Scortecchini y Ernesto Vallejos en la causa Feced III y IV por delitos de lesa humanidad en el centro clandestino de detención Servicios de Informaciones. Fueron 10 imputados por delitos contra 188 personas. También fueron condenados los represores Héctor Gianola y Eduardo Dugour, a 22 años de prisión; Julio Héctor Fermoselle, a 18 años y Lucio Nast a 16 años. El tribunal integrado por Lilia Carnero, Aníbal Pineda y Eugenio Martínez realizó la audiencia vía streaming por el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Durante el proceso, lxs fiscalxs federales Adolfo Villatte y Ana Oberlin pidieron sumar los delitos de violencia sexual contra la secretaria de organización del Sindicato de Prensa de Rosario Stella Hernández y la militante Adriana Beade. «El Tribunal se la jugó, no era fácil. Hubo un pedido de cambio de calificación de un hecho que venía elevado a juicio, y los jueces se podrían haber lavado las manos fácilmente, pero lo tomaron en cuenta, como correspondía, y nos parece muy importante», sostuvo el fiscal Villate tras conocerse el veredicto.

Adriana fue detenida ilegalmente a los 19 años junto a su novio. En 2013 declaró ante el juez Marcelo Bailaque y denunció tres violaciones aunque no fueron consideradas como delito. En su declaración de mayo de 2018 contó la violencia sexual que sufrió por parte de Mario “el cura”Marcote, Carlos «Tu Sam» Brunato y José Lofiego «El Ciego», que la «sodomizó con un palo». «De todo lo que aconteció en esa oficina en la que me violó ‘el Ciego’, recuerdo muchas cosas. Hoy diría que se estaba divirtiendo, porque no hacía preguntas que fuesen para recaudar datos. No era un interrogatorio de inteligencia sino de corte sexual», contó durante la audiencia.

Por su parte, Stella Hernández declaró que durante los seis meses de detención, desde el 11 de enero al 23 de junio de 1977, fue violada por Marcote a quién calificó como un “violador serial”.