Se va Macri y con él las rejas de la Plaza

La Plaza de Mayo amaneció sin rejas. Anoche, trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sacaron las rejas que rodeaban la Casa Rosada tal como le había pedido el presidente electo Alberto Fernández al jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
La semana pasada, luego de una reunión en las oficinas del Frente de Todos en Puerto Madero, Fernández le pidió a Rodríguez Larreta y a su vice, Diego Santilli, tener la plaza despejada para el 10 de diciembre. Para el martes, se espera que el acto de asunción sea multitudinario.

“En la campaña electoral reclamé que levantaran las rejas que hoy distancian a la Casa Rosada de los argentinos. Hoy @horaciorlarreta me transmitió su voluntad de retirarlas el 9 de diciembre. Muchas gracias por ayudarme a terminar con las divisiones y unir a la Argentina”, escribió Alberto Fernández, luego de la reunión.

Las rejas fueron instaladas en mayo del 2016 por el gobierno porteño “el marco de la renovación y puesta en valor del histórico sitio”. Distintas asociaciones judicializaron la decisión porque violaba las normativas específicas del Código de Planeamiento Urbano que establecen que en el espacio propio de la Plaza de Mayo sólo se permitirán trabajos de conservación y mantenimiento de los elementos preexistentes. Sin embargo, la Legislatura con mayoría PRO aprobó la modificación del Código de Planeamiento Urbano y se autorizó la instalación de las rejas. En ese momento, la justificación de oficialistas y sus aliados fue proteger el patrimonio urbano como la seguridad de la Casa Rosada.