Todos los números de la economía

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda publicó este lunes un informe en el que enumera las variables que empeoraron durante el Gobierno de Mauricio Macri. «De un modelo mercado-internista, basado en el consumo y la producción local, con fuerte regulación a los movimientos de capital y del comercio exterior se pasó a otro modelo económico cuyas principales medidas tendieron a desregular los mercados, reducir impuestos sectores de ingresos elevados, aminorar la inversión estatal y a favorecer las salidas de capital y el endeudamiento externo», indica el documento.

En primer término, en el informe se hace referencia a la inflación y cómo desde el macrismo se mencionó en la campaña previa a las elecciones de 2015 que era un problema de «simple resolución». «Pasados 42 meses de la actual gestión de gobierno, la inflación interanual aumentó significativamente, más que duplicando la tasa de inflación heredada en 2015. Las estadísticas oficiales del instituto de estadísticas porteño denotaban una inflación interanual del 26,9% para diciembre de 2015. La última medición de la inflación del Indec, muestra que la inflación llegó a 55,8% (interanual a mayo de 2019)».

«Respecto a los componentes de la demanda agregada, la caída del salario en términos reales que se experimentó en los últimos años produjo una baja del consumo privado en términos reales que, en el primer trimestre de 2019, disminuyó 1,28% en relación al primer trimestre de 2015 (según el Indec). Como resultado de lo anterior, la inversión cayó fuertemente (12,37% en términos) en el mismo lapso. El comercio exterior, también se deterioró, ya que el saldo comercial promedio mensual pasó de ser positivo en 199 millones de dólares en los 42 meses previos al diciembre de 2015 a ser negativo en 155 meses», agregaron.

Por otra parte, el informe sostiene que «el PBI se ubica en niveles levemente inferiores (-0,89%). En el mercado de trabajo, se produjo una pérdida del empleo privado agregado del 1,42% desde diciembre de 2015 a abril de 2019. A nivel agregado, el desempleo aumentó 3 puntos porcentuales (desde el 7,1 al 10,1). Asimismo, se experimentaron fuertes cambios redistributivos con su impacto sobre variables como la pobreza y la indigencia. En primer término, según estimaciones de la UCA, la pobreza pasó desde el 30% en 2015 al 33,6% en 2018. El porcentaje de personas no pueden costear la canasta alimentaria (indigencia) también aumentó pasando del 4,5% en 2015 al 6,1% en 2018 (según la UCA). Por último, la tasa de política monetaria pasó desde el 38% al 58,91%. Aún cuando el Gobierno subió fuertemente las tasas para proveer un activo sustituto de relevancia para el dólar, la cotización de la divisa estadounidense también se disparó (un 350% de suba acumulada)».

En otra de las gráficas adjuntadas en el trabajo, desde la UNDAV indicaron que «diversas variables dan cuenta de una baja de la actividad interna, que se traduce en una merma de la demanda de los productos elementales, como son la energía y los alimentos».

Por otra parte, se añade que «la menor actividad interna encuentra su explicación, al menos parcialmente, en la fuerte reducción que sufrieron los ingresos de la mayor parte de la población en términos reales».

En este punto, y basándose en datos provistos por el órgano estadistico del Gobierno de la Ciudad, el informe concluye que «en relación al Salario Mínimo, se nota una caída de casi 30 puntos porcentuales (desde diciembre de 2015 a junio de 2019). La Jubilación Mínima se redujo un 15,4% en el mismo período. La caída del salario en términos generales produjo una pérdida de participación de los asalariados en el PBI, que pasaron de ocupar un 54,2% del PBI en el primer trimestre del 2016 (dato más antiguo disponible de la serie) a un 48,3% en el primer trimestre del 2019. Al mismo tiempo, y a pesar de los comentarios preelectorales del ahora oficialismo, cada vez son más los trabajadores gravados por el Impuesto a las Ganancias (desde 1.175.478 trabajadores gravados en diciembre de 2015 a 2.169.593 trabajadores en marzo de 2019)».

El trabajo continúa desglosando los valores negativos registrados en diferentes sectores, como la capacidad instalada de la industria automotriz, la liquidación del agro y la producción textil, entre otros, y muestra cómo la desregulación del mercado de capitales favoreció la fuga de capitales, «proceso que fue financiado mayormente con la toma de deuda en los mercados externos». El resto del informe puede verse a continuación:

Infografía – 50 Variables que empeoraron en 4 años