Una fake news en La Nación

En un artículo con datos erróneos, el diario La Nación sostuvo que el presidente Alberto Fernández reenviará unos 200 pliegos de jueces «retirando de la lista aquellos que estuvieron involucrados en investigaciones sobre Cristina Kirchner y sus funcionarios». En específico, el artículo firmado por Iván Ruíz y Hernán Capiello puntualiza en «el pliego más importante» y hace referencia a la postulación del magistrado afín al macrismo Laureano Durán diciendo que «en el concurso quedó en el primer lugar», algo que no es cierto, dado que el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, lo aventajó por casi 40 puntos.

La publicación de La Nación se vincula con la decisión que el Gobierno Nacional anunció hace una semana de reevaluar a los 198 candidatxs que había postulado el expresidente Mauricio Macri para ocupar cargos en el Poder Judicial. En muchos casos, el ascenso constituía una recompensa por la persecución a dirigentes kirchneristas. La decisión fue informada a la Cámara de Senadores a través de un escrito firmado por la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

A su vez, en junio del año pasado había generado controversia la decisión del Gobierno macrista de impedirle al juez Alejo Ramos Padilla asumir al frente del Juzgado Federal de primera instancia Nº1 de La Plata, que tiene competencia electoral. En su lugar, Macri propuso a Laureano Durán, pese a que había quedado tercero en el concurso.

Según pudo saber #LaGarcía, el puntaje que obtuvo Ramos Padilla fue de 183,5 puntos, mientras que Durán quedó en tercer puesto con 148 puntos. Antes, Jorge di Lorenzo lo aventaja con 157,75 puntos. Asimismo, el juez federal de Dolores lideró el concurso en todas las instancias y se mantuvo en el primer puesto. Durán, llamativamente, pasó del lugar 11 al tercero gracias tras la instancia de entrevistas personales en el Consejo de la Magistratura.

Cabe recordar que en diálogo con el programa La Cornisa, de América TV, Mauricio Macri había explicitado su animosidad hacia Ramos Padilla, que instruye en la causa por espionaje que tiene como protagonistas al falso abogado Marcelo D’Alessio y al periodista de Clarín, Daniel Santoro, además del fiscal Carlos Stornelli. «No es un juez que actúe con ecuanimidad, se prestó a un show mediático, espero que con las pruebas que hay el Consejo de la Magistratura evalúe destituirlo», había dicho el expresidente.