Una ONG en Ginebra advierte sobre Macri

Ginebra, 8 de diciembre de 2017

Claudio Bonadio, juez argentino, pidió que la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner sea exenta de su fuero como senadora de la Republica y por el mismo camino sea puesta en prisión preventiva.

La petición del dicho juez se contextualiza en la denuncia hecha en 2015 por el difunto procurador argentino Alberto Nisman. Este último acusa a la Senadora Kirchner de encubrir miembros del atentado perpetrado en 2013 contra la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) con complicidad de la República Islámica de Irán.

La denuncia del difunto procurador fue anulada por dos instancias judiciales, pues no contaban con pruebas de dichas acusaciones. No obstante, desde la llegada al poder de Mauricio Macri, la Cámara de Casación Penal reabrió el caso. Desde entonces, los sectores progresistas del país viven en un ambiente de persecución. Consideran también que la investigación de este último caso se da en un escenario de operaciones políticas y de intereses que vienen desde el exterior. Ello porque Buenos Aires y Teherán firmaron un acuerdo para esclarecer el mismo. Nuestra organización considera que esto se contextualiza en la convulsión mundial que se vive actualmente, donde los poderosos buscan proteger sus intereses económicos sin importar las consecuencias.

El ICSFT considera que el gobierno de Mauricio Macri ha instaurado políticas que afectan el estado de derecho y la democracia argentina. La última Evaluación Periódica Universal ante Naciones Unidas efectuada al gobierno argentino en Ginebra es prueba de ello. La desaparición forzada y muerte del joven líder Santiago Maldonado, la detención arbitraria de la parlamentaria indígena Milagro Sala, la persecución política y hechos de tortura cometidos contra defensores de derechos humanos y periodistas que piensan diferente al gobierno, al igual que la orden de detención de una expresidenta que decidió seguir un camino alterno al de los EE.UU hacen que la gente inconforme con el gobierno actual este viviendo en libertad condicional.

El ICSFT llama al Estado argentino a respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos al igual que la Declaración de los Derechos Civiles y Políticos que garantizan el derecho a todas las personas de opinar, pensar y expresar libremente sus ideas. La organización llama también a la comunidad internacional a no cerrar los ojos frente a la situación del país, pues considera que ignorarla es confabular con los movimientos que hoy por hoy ponen al mundo en una situación belicosa, miserable y triste para toda la humanidad.

De tal modo, el ICSFT condena y repudia los procedimientos de persecución política que se llevan a cabo en el país suramericano. Argentina no puede permitirse volver a la época de la dictadura donde el tirano manda y el pueblo le obedecía.