Vale todo: el tramo final de la campaña

*Por Agustín Espínola publicado en Ladran Sancho

Discursos confusos, copia de jingles de campaña y una performance indefinida. La campaña oficialista sin rumbo fijo a pocos días de la elección.

«Que la Cámpora no llegue al gobierno, quiero lujanenses trabajando para el pueblo. Basta de los funcionarios de la Rosso que en año anteriores hicieron grandes destrozos», el jingle reversionado de la campaña callejera «#SiVosQuerés» que basó una de sus acciones en la canción de Sudor Marika originalmente utilizado contra al trinomio Macri – Vidal – Larreta empezó a sonar en Luján.

Lo burdo de la utilización de una canción opositora para una campaña oficialista hizo pensar que se trataba de algún trasnochado de la política local. Nunca faltan y en cada campaña resurgen. Pero a los pocos días ya sonaba en los parlantes del móvil de campaña de Cambiemos y en pleno centro lujanense. También en las redes oficiales del frente oficialista y las de sus principales candidatos.

Lo único que quedó en el subsuelo de la campaña oficialista sin que nadie se haga cargo, al menos hasta ahora, fue una serie de vídeos a los que le agregaron el jingle copiado y entre los que está el videoclip de Los Rebeldes, la canción que Nico Cercola cedió para la campaña de Leo Boto. Varias personas que participan del clip emitieron sus quejas pero poco puede hacerse ante la impunidad del anonimato. El cantautor local la ligó entre una decena de vídeos en los que también aparecen Hernán de Mala Fama, Maradona y hasta la mismísima Cristina Fernández bailando en un acto.

Parece que se quiso emular alguna de las campañas opositoras previas a las P.A.S.O, que se caracterizaron por el surgimiento espontáneo de vídeos realizados por diversos usuarios en redes sociales. El problema es que en este caso, en simple análisis técnico de las piezas arroja, entre otros detalles, que fueron realizados todos el mismo día y a la misma hora en un mismo dispositivo.

«Votalo a él, votá a Fer Casset» corona una performance indefinida en el último tramo de campaña y abre un interrogante: ¿marketing sin ética mata política?

La polarización fue uno de los pocos ejes que la alianza resquebrajada entre radicales, vecinales y el PRO mantuvieron firme.

Pero bajo el binomio ellos/nosotros, los creativos de la campaña oficialista manotearon contenido de todos lados. Una reivindicación forzada del localismo, el conocido «somos de acá» que fuera emblema del ex intendente Prince y una apuesta a la austeridad del Fiat Siena modelo 2009 que se emparenta con el Clio de Kiciloff.

Tras las paso, Juntos por el Cambio profundizó su distancia con el gobierno de Macri y Luciani. De las pocas cosas que hacen reconocible a Casset como un candidato de Cambiemos son los colores del Frente ya que ni el nombre le quedó para la campaña de octubre. Afuera Cambiemos, adentro Avancemos Luján, en las redes sociales y los carteles de campaña, en obvia contraposición al lema opositor Recuperemos Luján.

La única figurita del gobierno en funciones, aceptable para Casset, sigue siendo Vidal. Aunque dejó de trucar fotos junto a la gobernadora, este martes volverá a buscar su abrazo en el arribo de la primera mandataria provincial al Museo Udaondo.

Así las cosas a pocos días del 27 de octubre. En el operativo remontada, siguiendo los resultados de las Primarias el Frente Juntos por el Cambio tiene que levantar más de 14 puntos respecto a lo acumulado en el Frente de Todos. En el equipo de Campaña confían en que todo vale, prefieren ahorrar tiempo de creatividad y apostar a un grueso supuestamente despolitizado mientras el bando ganador de las PASO, prefiere dejar hablando solos a sus principales rivales y revalidar el resultado que los colocaría al frente de la próxima gestión de gobierno en Luján.